Higuera Law is with you during uncertain times

Las nuevas políticas que complican la situación de quienes buscan asilo

On Behalf of | Jan 18, 2023 | Inmigración

En el último mes y medio han sido muchas las noticias que dan luz de la situación fronteriza. Durante la administración de Biden, la cantidad de inmigrantes que se han presentado en la frontera estadounidense ha crecido exponencialmente, de hecho, hasta ha batido récords.

Si bien la presidencia de Biden ha reducido algunas políticas anti migratorias de la era Trump, muchos especulaban con más. Lo cierto es que la situación ha creado grandes desafíos a nivel operacional y muchos estados, especialmente aquellos del sur, argumentan que los inmigrantes traen grandes gastos para las administraciones de sus estados y no tienen la capacidad para refugiarles.

El rechazo no solo viene por la zona terrestre, sino también por mar. El jueves pasado la guardia costera estadounidense (enlace en inglés) regresó a su país a 177 cubanos, pero esto es solo un número menor en la situación: Desde el primero de Octubre, ya interceptó y regresó a casi 5000 cubanos en el mar.

Además, bajo la política del Título 42, México ha estado recibiendo a sus nacionales y a guatemaltecos, hondureños, salvadoreños y venezolanos. Mantener esta política es una decisión controversial, dado que el Título 42 se fundó en la pandemia, y la misma CDC anunció en abril de 2022 que, en vista de la existencia de vacunas, terminaría con esta política. Además, ahora se amplió el uso del Título 42 para deportar a cubanos, nicaragüenses y haitianos.

Programa de “libertad condicional” (parole program)

Si bien no se les permite el ingreso por tierra a este grupo de inmigrantes, sí se les permitiría ingresar por avión si son aprobados para este programa. Para ello, los solicitantes deberán hacer su petición desde su país y tener un espónsor. El programa (enlace en inglés) aceptaría hasta 30.000 inmigrantes por mes de esos países (Venezuela, Cuba, Nicaragua y Haití). Este número de inmigrantes máximos es por todos esos países combinados, no por cada país.

En definitiva, las presiones políticas y la realidad del altísimo número de inmigrantes han sobrepasado las expectativas de la administración estadounidense actual, que realizó una campaña electoral con promesas de revertir muchas de las políticas migratorias restrictivas de la era Trump.  Los litigios por la política de “regresar o quedarse en México” continúan y mientras los estados republicanos buscan que esta permanezca vigente, las agrupaciones proinmigrantes alertan del peligro que esto representa para ellos.